miércoles, 29 de septiembre de 2010

Después de la Elegía

Se despierta la tristeza atormentada
por el desolador volar de la alegría
y nunca olvidará como aquel día
de tanto llorar se acabo el llanto.

Lloraba el día y el espanto
de ver su caminar ennegrecido
por el avergonzado cielo embravecido
por las razones para dar el salto.

Cambió la historia en un instante
sin el furor voraz de la esperanza
ni las razones para dar venganza

a su pasado tantas veces reprimido.
Que si es por vengar el pasado,
Tantas veces no habría continuado.