martes, 20 de abril de 2010

Amor...

Quisiera no amarte tanto,
pero mi corazón exige
tu constante presencia.

El culpable, como siempre
soy solamente yo,
que quisiera ser tu sombra.
(Aunque sea).

Estaré a tu lado siempre,
seguiré amandote desde
mi pequeño rinconcito,

Nadie negará que mañana,
quizás porque entiendas
que pocos sienten lo que yo,
estes dispuesto a amarme.

Mientras tanto,
dejo mi legado a la historia.

Como dijiste algún día,
y como buen aprendíz,
repito lo que el destino me enseña:
Enamorarse es de imbeciles.

2 comentarios:

betulo dijo...

Y no hacerlo, de DESGRACIADOS.

IGNACIORE dijo...

No salió mi comentario. Que mal!!!
Adoro las contradicciones, y este post es una grandísima. Tras una hermosa declaración de Amor, le sigue una negación.
El amor, como el viento fuerte, barre con todo, cuando lo experimentes, me darás la razón.