lunes, 26 de abril de 2010

Al verte...



¿Será que no entiendes?
¿Será que pretendes,
mirar a otro lado?
¿Será que lo ignoras,
voluntariamente?
¿O ignoras la historia
inconcientemente?

¿Será que eres tu,
quien posee el problema?
¿O será que soy yo
el que no entiende el dilema?
¿Será tu pasado
que afecta mi historia?
¿O será mi presente
el que extingue la gloria?

Para ser sincero,
y sin ofenderte,
yo creo que entiendes
aunque no lo aparentes.
Yo creo que sabes
que cargo conmigo
un peso gigante:
querer ser tu amigo.

Si ahora preguntas,
que siento yo al verte,
yo siento que el mundo
detiene la muerte,
siento que el pasado
es una historieta
y siento en mi pecho
un dolor tan profundo:

El dolor de saber
que tu eres mi mundo
y que no consigo,
dejar un segundo,
de besar tu silueta.

jueves, 22 de abril de 2010

Tras una llamada...

Que descanso,
estar contigo,
al otro lado de la linea.

Que descanso,
oir tu voz
y tu hermosa prepotencia.

Que descanso,
que me cargues,
aunque sea diez minutos,
aunque sea en la distancia
que acorta sabiamente,
el ardor de una llamada.

Que descanso,
aunque no sepas,
todo lo que reconforta,

No sabes de aquellos fantasmas
que por mi mente cruzan,
cuando no estoy contigo.

Tu presencia inerte,
Esa que me da tu voz,
Logra maravillas en mi memoria.

Si supieras que,
después de hablar contigo,
puedo dormir tranquilo.

Y te deseo,
aunque tu no te enteres,
que sueñes con angeles.
(Aunque no sea conmigo)

martes, 20 de abril de 2010

Amor...

Quisiera no amarte tanto,
pero mi corazón exige
tu constante presencia.

El culpable, como siempre
soy solamente yo,
que quisiera ser tu sombra.
(Aunque sea).

Estaré a tu lado siempre,
seguiré amandote desde
mi pequeño rinconcito,

Nadie negará que mañana,
quizás porque entiendas
que pocos sienten lo que yo,
estes dispuesto a amarme.

Mientras tanto,
dejo mi legado a la historia.

Como dijiste algún día,
y como buen aprendíz,
repito lo que el destino me enseña:
Enamorarse es de imbeciles.

sábado, 17 de abril de 2010

Quisiera

Y saber, que aún con tanto
amarte, no consigo ganarme
ni tu mínimo respeto.