viernes, 9 de octubre de 2009

Asombrado y Ofendido

El mundo es, como ya es bien sabido, completamente absurdo. En los olímpicos del 2000 en Sidney, el representante de Guinea Ecuatorial en natación perdió nadando contra sí mismo. Eric Moussambani no sabía nadar, y en la lucha por ganar el cupo de caridad que se ofrece a los paises pobres, solo tenía que llegar a la meta, sin embargo, no fue capáz y de hecho casi se ahoga. Cosas así suelen suceder en esta parte del universo. Hoy, por ejemplo, siento la misma sensación que en esos olímpicos, al descubrir quien es el nuevo Premio Nobel de Paz.

Es increible que le den el Nobel de la Paz a un personaje que aumentó significativamente el número de soldados norteamericanos en territorio afgano, -un aumento hasta ahora de 21 mil soldados- y que está estudiando la posibilidad de enviar más. Guerra que ha causado miles de muertes, no solo de soldados norteamericanos inocentes de la situación, sino también de civiles afganos. Muertes que se han intensificado en 2009 con la utilización de los aviones no tripulados -Predator- que tienen un porcentaje de efectividad del 6%, el resto de las muertes que estos producen las componen personas inocentes -o como los llaman, efectos colaterales-.

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que se niega a sacar sus tropas de Irak, un terrotoria invadido por una nación despota. Una de las propuestas de Obama era, precisamente, sacar las tropas de Irak. Su aferrada oposición a esta guerra nos dio la esperanza de que así fuera. Al pasar el tiempo nos dimos cuenta del engaño, ahora, él mismo que otrora fuera opositor a la guerra, argumenta que "salir de Irak sería un error".

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que ha posteargado el fin del bloqueo contra la hermana Isla de Cuba. Bloqueo criminal que ha sido rechazado 18 veces por la ONU y que ha causado perdidas por más de 91 mil millones de dolares a la Isla cubana. Como diría Eduardo Galeano: "Cuba ha hecho lo que ha podido y no lo que ha querido". En el último informe de la comisión permanente de la Isla ante la ONU, da informe sobre las consecuencias del cínico bloqueo.

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que se ha negado a entregar a la justicia las pruebas de torturas en las carceles de Guantanamo y Abu Grahib. Cantidad de jueces han intentado comenzar procesos penales contra los artifices de la tortura. Contra todo intento de hacer saber la verdad, el presidente Obama ha exigido que no se procese a nadie. Se ha invocado la "seguridad nacional" para eliminar los procesos contra Bush, Cheney y gran cantidad de altos mandos militares culpables de torturas y la creación de Escuadrones de la Muerte en Oriente Medio.

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que amenazó hace solo unos días, diciendo que no descartaba la posibilidad de invadir Irán. En una declaración que demuestra la poca voluntad diplomatica del ganador del premio, que fue justamente la justificación para entregarselo.

Tengo varias razones más para sentirme ofendido por el ganador del premio Nobel de la Paz. El hecho de que Barack Obama hubiera ganado este premio no puede ser más que un mal chiste.