miércoles, 20 de mayo de 2009

Pasatiempos

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

(Mario Benedetti)

-----------------------------------------------------------

Hoy es el último día de luto del blog, no porque Benedetti no merezca más, sino porque estoy seguro de que no le gustaría que lo recordaran con nostalgia y pesimismo.

Para este último día de luto decidí exponer el poema que más me ha llenado de Benedetti, incluso me lo sé de memoria, porque creo que es una de las realidades más finas que me han mostrado. Pasatiempos es para mi una demostración de la triste lógica de la vida, que nos condena a ser insignificantes.

A partir de acá, colocaré, espero que durante por lo menos dos meses, un poema distinto de Benedetti todos los domingos, para hacerle un homenaje como se merece. A partir de mañana el blog vuelve a la normalidad, y el legado de Benedetti espero que quede permanente en la memoria de todos.

Salu2