viernes, 9 de octubre de 2009

Asombrado y Ofendido

El mundo es, como ya es bien sabido, completamente absurdo. En los olímpicos del 2000 en Sidney, el representante de Guinea Ecuatorial en natación perdió nadando contra sí mismo. Eric Moussambani no sabía nadar, y en la lucha por ganar el cupo de caridad que se ofrece a los paises pobres, solo tenía que llegar a la meta, sin embargo, no fue capáz y de hecho casi se ahoga. Cosas así suelen suceder en esta parte del universo. Hoy, por ejemplo, siento la misma sensación que en esos olímpicos, al descubrir quien es el nuevo Premio Nobel de Paz.

Es increible que le den el Nobel de la Paz a un personaje que aumentó significativamente el número de soldados norteamericanos en territorio afgano, -un aumento hasta ahora de 21 mil soldados- y que está estudiando la posibilidad de enviar más. Guerra que ha causado miles de muertes, no solo de soldados norteamericanos inocentes de la situación, sino también de civiles afganos. Muertes que se han intensificado en 2009 con la utilización de los aviones no tripulados -Predator- que tienen un porcentaje de efectividad del 6%, el resto de las muertes que estos producen las componen personas inocentes -o como los llaman, efectos colaterales-.

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que se niega a sacar sus tropas de Irak, un terrotoria invadido por una nación despota. Una de las propuestas de Obama era, precisamente, sacar las tropas de Irak. Su aferrada oposición a esta guerra nos dio la esperanza de que así fuera. Al pasar el tiempo nos dimos cuenta del engaño, ahora, él mismo que otrora fuera opositor a la guerra, argumenta que "salir de Irak sería un error".

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que ha posteargado el fin del bloqueo contra la hermana Isla de Cuba. Bloqueo criminal que ha sido rechazado 18 veces por la ONU y que ha causado perdidas por más de 91 mil millones de dolares a la Isla cubana. Como diría Eduardo Galeano: "Cuba ha hecho lo que ha podido y no lo que ha querido". En el último informe de la comisión permanente de la Isla ante la ONU, da informe sobre las consecuencias del cínico bloqueo.

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que se ha negado a entregar a la justicia las pruebas de torturas en las carceles de Guantanamo y Abu Grahib. Cantidad de jueces han intentado comenzar procesos penales contra los artifices de la tortura. Contra todo intento de hacer saber la verdad, el presidente Obama ha exigido que no se procese a nadie. Se ha invocado la "seguridad nacional" para eliminar los procesos contra Bush, Cheney y gran cantidad de altos mandos militares culpables de torturas y la creación de Escuadrones de la Muerte en Oriente Medio.

Es increible que le den el premio Nobel de la Paz a un personaje que amenazó hace solo unos días, diciendo que no descartaba la posibilidad de invadir Irán. En una declaración que demuestra la poca voluntad diplomatica del ganador del premio, que fue justamente la justificación para entregarselo.

Tengo varias razones más para sentirme ofendido por el ganador del premio Nobel de la Paz. El hecho de que Barack Obama hubiera ganado este premio no puede ser más que un mal chiste.


miércoles, 7 de octubre de 2009

TODO CAMBIA - MERCEDES SOSA



Cambia lo superficial
Cambia también lo profundo
Cambia el modo de pensar
Cambia todo en este mundo

Cambia el clima con los años
Cambia el pastor su rebaño
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Cambia el mas fino brillante
De mano en mano su brillo
Cambia el nido el pajarillo
Cambia el sentir un amante

Cambia el rumbo el caminante
Aúnque esto le cause daño
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Cambia todo cambia
Cambia todo cambia
Cambia todo cambia
Cambia todo cambia

Cambia el sol en su carrera
Cuando la noche subsiste
Cambia la planta y se viste
De verde en la primavera

Cambia el pelaje la fiera
Cambia el cabello el anciano
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Pero no cambia mi amor
Por mas lejo que me encuentre
Ni el recuerdo ni el dolor
De mi pueblo y de mi gente

Lo que cambió ayer
Tendrá que cambiar mañana
Así como cambio yo
En esta tierra lejana

Cambia todo cambia
Cambia todo cambia
Cambia todo cambia
Cambia todo cambia

Pero no cambia mi amor...


Por que los que mueren luchando por la vida... no pueden llamarse muertos.

MERCEDES VIVE

martes, 6 de octubre de 2009

Gracias a la Vida


"No perdono a la muerte enamorada... No perdono a la vida desatenta... No perdono a la muerte, ni a la nada".

HASTA SIEMPRE NEGRA

lunes, 5 de octubre de 2009

Un homenaje a Mercedes Sosa


Yo no sé como escribir esto. Ayer en la mañana, cuando me enteré de la muerte de Mercedes Sosa, me entró una profunda tristeza. Durante todo el día me puse a la tarea de escuchar "La voz de América", quizás inconcientemente estaba haciendo un homenaje a un pedazo de mi alma.

Yo no llegaré al atrevimiento de decir que Mercedes Sosa es la mejor cantante argentina de todos los tiempos, aunque facilmente podría serlo. No lo haré porque en mi cabeza no existe un "mejor cantante argentino". Mercedes es tan grande y tan inmortal como Carlos Gardel, Julio Sosa, Charly García, y muchos otros.


Esta es la segunda vez que intento escribir esto. En realidad no sé como sacar las palabras justas para definir ese sentimiento de apego a esta mujer tucumana. Definir esa necesidad casi existencial de saber que existe una voz de aliento llegando por el aire.

Esta semana, en homenaje a la inmortal artista, este blog se llenará de canciones interpretadas por la voz de Mercedes Sosa, esa que no murió ayer, ni morirá nunca.

MERCEDES SOSA VIVIRÁ POR SIEMPRE.

sábado, 3 de octubre de 2009

Un parcial regreso

Los aeropuertos son, creo haber leído alguna vez, unos de los sitios más tristes que existen. Para mi nunca han sido realmente tristes. Aún con las lágrimas que derramé hace cinco años viendo a mi mamá perderse en la oscuridad del departamente de inmigración, aún cuando tuve que usar unas gafas oscuras el día que me devolví de Miami sintiendome un hijo de puta por no haber aceptado quedarme con mi mamá.

Los aeropuertos, quizá por ese gusto aficionado a los aviones, siempre me han traido buenos recuerdos. Todavía recuerdo como si fuera ayer aquel primer viaje en avión. Rumbo a San Andrés, a conocer el mar y con tan solo seis añitos de edad, mi madre pidió a la azafata que me permitiera mirar la cabina. Tantos botones, tantos radares, nunca los olvidaría. Cada que monto en avión disfruto cada segundo del viaje. Incluso en aquel viaje de regreso a Colombia, por entre las lágrimas alcanzaba a mirar el atardecer más maravilloso de mi vida, la insignificancia del ser humano y la maravilla que expone mi ciudad para quien la vea desde las alturas.

El domingo me tocó ir al aeropuerto. La semana pasada me había resultado difícil, pero la superé sin mayores traumas. Después de las crisis emocionales de los últimos meses no estaba dispuesto a dejarme llevar por más motivos, justo ahora que emocionalmente estoy estable. De la situación de mi mamá salió una solución complicada pero realizable. Un poco de esfuerzo terminó por traer mi mamá de vuelta a mi país.

En la noche del domingo, mientras salía del avión, vi a mi mamá en perfecto estado. Es una mujer fuerte, las dificultades parecen fortalecerla más, y aún cuando le pasan cosas impensables, nunca se atreve a perder el sentido del humor y de la esperanza. Quizás yo debería aprender un poco de eso, quizás debería ser menos cobarde.

Por lo pronto tengo a mi mamá de vacaciones. Esa que, desde que se fue hace cinco años hasta hoy, no ha cambiado nada. Unos pocos kilos de más que seguro perderá alimentandose saludablemente acá en Colombia y un par de arrugas que básicamente no se le notan, pero en lo esencial, mi mamá es y será siempre la misma.

A lo mejor el único que ha cambiado soy yo, que cinco años después ya no soy un niño, pero tampoco soy tan feliz como era en aquella época. Hace cinco años, cuando mi mamá se fue, yo recién estaría comenzando con mi debate sexual, hace cinco años yo no hayaba la necesidad de sentirme acompañado, aunque extrañara tanto a mi mejor amigo. Sería lindo regresar algunos años atrás y recuperar ese aliento, esa tranquilidad y esa felicidad, que -un poco por la sociedad y un poco por mi mismo- parece haber quedado en el olvido.


Pd: A pesar de lo que pueda creer, en realidad estoy muy feliz con mi mamá y mi hermanita, y espero que se puedan quedar viviendo acá.