domingo, 17 de mayo de 2009

Murió Mario Benedetti

Hoy venía a terminar mi historia, venía con toda la disposición, venía a sacarlos de la incertidumbre que generé en el comienzo de esa historia. Pero para todo hay un tiempo, y una simple noticia me destrozó el corazón el día de hoy.

MURIÓ MARIO BENEDETTI.

Admito que alguna lagrimas se asoman a las puertas de mis ojos, algunas lagrimas quieren expresar superficialmente la nostalgia que me explotó cuando escuche la noticia.

Mario Benedetti no es simplemente un poeta, fue casi mi compañero. Recuerdo aquellas noches de nostalgia y melancolía en que solo sus poemas consolaban aquel crudo sentimiento que me nacía por dentro. Recuerdo también cuando, necesitado de esperanza, visité aquellos escritos que me envalentonaban a enfrentarme con la realidad, a soñar lo imposible. 

Y entonces recuerdo aquel día que estaba desencantado del mundo, y me encontré con "Porque cantamos", y me nació una sonrisa -muy inesperada-, y me sentí otra vez capaz de enfrentar la vida, y ya no me sentía un simple luchador, sino un posible vencedor. Y recuerdo también cuando necesitaba alguien que expresara lo que sentía por dentro, lo que sentía por ese niño que tanto quiero, y que nunca sabe -y posiblemente nunca sabrá que existo-, y me encontré con "Corazón coraza", y casi lloro de saber que se podía sentir de esa misma manera, y además de una forma ta artística.

Recuerdo cuando necesitaba un consejo para la vida, sin saber que buscaba, solo necesitaba que alguien me dijera las palabras adecuadas, y me encontré con "Pasatiempos", y sentí que me iluminaba y que por fin entendía la trágica lógica de la vida. Y también recuerdo, como no hacerlo, aquel momento en el que soñaba que estaba tratando de enamorar a alguien, que ese alguien también me deseaba, y que en el sueño podía recitarle -así de frente, tan de persona- "Táctica y Estrategia".

Benedetti no fue mi poeta, Benedetti fue mi compañero, fue mi amigo, aquel que me contó tantas intimidades como no podía esperarse, aquel que me escucho el llanto, aquel que me reforzó las esperanzas, aquel que me sacó una sonrisa. De esos amigos, los verdaderos, no se encuentran muchos en el mundo. 

Por eso, y desde el fondo de mi corazón, le deseo a mi amigo, Mario Benedetti, el mejor de los viajes, al lugar que lo esperé. Le deseo el mejor de los tiempos en el lugar que lo esperé. Y le informo, que a pesar de la ausencia de su cuerpo, su esencia YA SE INMORTALIZO, y será inmortal para siempre.

Por lo pronto, este blog se declara en tres días de duelo.


6 comentarios:

José dijo...

Justo acabo de publicar yo tambien en su recuerdo. Descanse en paz el maestro Benedetti. Triste noticia para empezar la semana.

José dijo...

Justo acabo de publicar yo tambien en su recuerdo. Descanse en paz el maestro Benedetti. Triste noticia para empezar la semana.

manu dijo...

Me encanta Benedetti....

Es de esos tipos que dice las cosas que me gustaría oír por la módica suma de $5,000.00. Eso fue lo que me costó saber:

que con suerte y con amores se aprende;

que debe cuidarse ese gajo del corazón que no traiciona;

que no queda tiempo para el odio;

que no hay que desperdiciar la risa;

que hay que afinar el oído cuando se cruza el mar para escuchar ese piano salvado del naufragio;

que la sangre derramada no se lava del todo;

que la memoria es un cántaro prolijo;

que gracias al misterio de nombrar, hasta lo innombrable nos pertenece;

que todos tenemos un patio en este mundo;

que la vida clandestina y su posibilidad de inventar contraseñas en la nariz del enemigo tiene cierto encanto, y, sobre todo, que la vida misma es lo que vale: aun en este aire contaminado de basura, indultos y falsas alegrías es el aire que nos permite estar vivos.

Estos que hay arriba... son, cada uno, el primer reglón de los primeros 11 versos del libro que compré en una feria de libros callejera... me lo vendió un chico simpático que vende palabras y consuelos por cinco mil pesos y una sonrisa...

Hoy debo confesar que amo la poesía de Benedetti... porque me reconcilia con el pasado... me vuelve sumisamente bueno... me deja amar lo que amo y me aparta de rencores...!

Ahora que el Maestro falleció.. descubro que no esta muerto..! que se quedo aqui en el alma sensible y combatiente...

mañana posteo en su honor..!

---

Que bueno haber encontrado ste blog...!

NeMO dijo...

Bueno mi querido Jacobonito, ahora entiendo tus palabras en la conversación, sé que más que un escritory un gran hombre él es parte de tu vida y será asi eternamente, por plasmar en letras y experiencias todo lo que sentias en algunos momentos.

Ánimo que hombres así no mueren.

:D

PABLORE dijo...

En este momento quiero realzar como en mi post la figura de alguien comprometido socialmente a quien el Amor nunca le pareció una cosa menor.
Es una de esas grandes humanidades que nos deja, pero vive en su legado.

Thiago dijo...

Joder, Jacobo, vaya post que te has marcado.. casi ridiculizas mi pobre post homenaje, jaja.

Espero que Mario, desde dónde quiera que esté hoy, pueda leer tan bello, sentido, y sincero homenaje.

Un bezo. me voy (abochornado) de la belleza de post que has logrado.