miércoles, 11 de marzo de 2009

Por el 11-M



NADIE SABE A DONDE VA - RICARDO ARJONA

Enfundado en traje sastre de Channel, 
con BlackBerry y Macintosh va Manuel, 
comisario del Dow Jones y el interés, 
yuppie sin remedio agua y pez. 

Mientras Martha busca ofertas en el mall, 
con sus nalgas de concurso y piel de sol, 
curándose la depre con Vuitton, 
abrigando la infortuna con visón. 

Pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va, 
todos van al metro, 
justo a algún lugar, 
pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va, 
al final del día, 
van a algún lugar, 
pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va. 

El cannabis le dio a Juan inmunidad, 
para no embarrarse de la sociedad, 
mientras Tom persigue a Jerry en la T.V., 
Juan volando en metro va al Tibet. 

Tomas es albañil de un edificio, 
un Spiderman colgado al precipicio, 
termina su jornada en la ciudad, 
otro más que cree saber adonde va. 

Pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe a donde va, 
todos van al metro, 
justo a algún lugar, 
pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va, 
al final del día, 
van a algún lugar, 
pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va. 

Yo no sé donde empezó la soledad, 
de esa gente que camina en la ciudad, 
si es nostalgia por la vieja guerra fría, 
o el progreso cobra con melancolía. 

Son las siete y todos van a la estación, 
coincidiendo mismo anden, mismo vagón, 
cada cual es un pedazo de ciudad, 
pero nadie sabe bien adonde va. 

Por que nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va, 
todos van al metro, 
justo a algún lugar, 
pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va, 
al final del día, 
van a algún lugar, 
pero nadie sabe adonde va. 

Nadie sabe adonde va. 

Mohamed se despidió de su mujer, 
Pesa 15 kilos más de lo que ayer, 
Murmurando en el andén una oración, 
Misma hora, mismo tren… mismo vagón. 


-----------------------------------------------------

Esta canción esta dedicada a todas y todos los que murieron y sufrieron -aún sufren- por el atentado ocurrido hace 5 años. Esta canción va dedicada al remordimiento que deberían sentir los radicales que organizaron y llevaron a cabo el atentado, va dedicada al remordimiento que deberían sentir el bellaco de José María Aznar, al remordimiento de los que crearon las condiciones para provocar la tragedia.

A buen entendedor pocas palabras bastan, ya veremos quienes entienden este canción.

3 comentarios:

tatojimmy dijo...

Me uno al reconocimiento de los que sufrieron ese día...

Pero creo que es un error creer que estos actos necesitan de una justificación para llevarlos a cabo. Nada, justifica una actuación así. Los fanatismos se caracterizan quizás, por buscar las condiciones que les vienen bien.
Si no valen unas, buscarán otras.
no sé.

Muchos besos.
envueltos.

PABLORE dijo...

Mi reconocimiento parte de mi profunda convicción de que todo fundamentalismo es funesto.
Las víctimas de ese terrible atentado reafirman en mí la convicción de que la violencia es injustificable.
Y ante tan lamentable suceso me solidarizo también con aquellos ciudadanos honestos e indefensos que son masacrados en sus sueños, su futuro, sus esperanzas, lo cual los lleva incluso a perder la vida, víctimas silentes de los perversos juegos del fundamentalismo del mercado, que desata crisis de consecuencias terribles sobre las personas.

Alimatou dijo...

Bruno, me uno a tu deseo, abajo el terrorismo, pero de los dos lados del terrorismo, no sólo el que tenemos más cerca, sino también el que mata a millones de personas por aquellos lugares que no son lejanos. Hay terrorismo tras el fundamentalismo religioso, y también lo hay en nombre de la democracia,ambos son rechazables, y no debemos olvidarlo.

NO A LA VIOLENCIA PARA IMPONER IDEAS.